Quiénes somos

Centro Estudios Merindad Tudela nace en 1987 con el objetivo primordial de estudiar, investigar y dar a conocer el patrimonio cultural de la Merindad de Tudela en todas sus facetas y dimensiones.

Desde su fundación ha realizado numerosas actividades, tanto de investigación como de divulgación a través de conferencias, exposiciones, viajes culturales y, sobre todo, la edición anual de una revista que lleva su nombre: REVISTA DEL CENTRO DE ESTUDIOS MERINDAD DE TUDELA. En esta publicación, que ya va por el número 29 se recogen numerosos trabajos realizados por investigadores especializados en temas relacionados con la Merindad de Tudela.

En la actualidad el Centro está formado por 80 asociados y permanece abierto a todas aquellas personas que sientan interés por conocer y potenciar el acervo cultural de esta Merindad  y deseen incorporarse y participar en sus actividades.

Os animamos a participar en esta hermosa tarea de conocer, divulgar y valorar el importante acervo cultural de todas las poblaciones que componen la Merindad.

El Centro de Estudios Merindad de Tudela alcanza los 86 socios

La asociación, fundada hace más de 30 años, celebró su asamblea general para preparar el 2023 con un incremento de sus componentes. Leer mas


Puesta a la venta la nueva revista-libro del Centro de Estudios Merindad de Tudela.

A la venta por solo 10 euros en Letras a la Taza ó venta online 10 euros más gastos de envío https://www.letrasalataza.com/…/merindad-de-tudela-31...

Con seis artículos bastante interesantes para los que os gusta la historia de Tudela y la Ribera.

PINTORES NACIDOS DESDE FINALES DEL SIGLO XIX HASTA MITAD DEL SIGLO XX. TUDELA

Jan Díez Ochoa

Este artículo trata sobre once pintores nacidos en Tudela entre finales del siglo XIX y mitad del siglo XX.

Algunos fueron reconocidos artistas que llegaron a formarse, trabajar y exponer su pintura fuera de España, como Muñoz Sola o Del Real, otros dentro del país donde obtuvieron cierto reconocimiento, como por ejemplo Nicolás Esparza y Pérez Torres en la Exposición Nacional de Bellas Artes.

Varios trabajaron en Tudela, unos con exposiciones dentro y fuera del territorio nacional, otros dotados de gran talento fueron más discretos y menos conocidos.


INQUISICIÓN Y SOCIEDAD EN LA TUDELA DEL SIGLO XVII: EL CASO DE DAMIANA DE SAN MIGUEL

Iñigo Pérez Ochoa

Damiana de San Miguel, víctima de agresión sexual y obligada a desposarse con su agresor, despliega una conducta que despierta sospechas. Una vez presa, narra una serie de relatos que se encuadran con lo que se espera de una mujer joven que ha pactado con el demonio o ha sido «poseída». A partir de ahí, un caso más de entre los numerosísimos de los tribunales de distrito. Su tímido paso a la historiografía se debe a que el capitán Villava, de eminente clase social y que llega a ser alcalde, pone todo su empeño en fundar un convento en recuerdo perpetuo de un presunto milagro en respuesta a la actuación demoníaca en la Tudela de 1651.


EL ARTISTA RAFAEL DELREAL

José Mª Muruzábal del Solar

El presente artículo acercará el periplo vital, y la producción artística, del pintor Rafael Delreal. Este artista nació en Gallur, Zaragoza, en 1932 aunque con apenas un año de edad se instaló en Tudela, en donde residió hasta mediados de los años cincuenta; por ello siempre se le ha considerado un artista navarro. Tras su formación en la Academia de San Fernando de Madrid, pasó por Francia, Inglaterra, Finlandia y Japón, instalándose, en los años sesenta, en Madrid. Su relación con Navarra ha sido siempre muy fructífera. Su obra artística se centra en el paisaje, con formas que oscilan entre el expresionismo y el impresionismo, sin desdeñar la pintura de figuras o la ejecución de murales. En el momento de redactar este artículo el artista continúa viviendo en su residencia madrileña.


DESTRUCCIÓN Y EXPOLIO DEL REFECTORIO MONÁSTICO DE LA OLIVA Y AMPLIACIÓN DE LA IGLESIA PARROQUIAL DE CARCASTILLO.

Juan Manuel Garde Garde

Destrucción y expolio del refectorio monástico de La Oliva y ampliación de la iglesia parroquial de Carcastillo.

Tras la desamortización de Mendizábal de 1835, el monasterio de La Oliva queda abandonado, con sus monjes exclaustrados y sus bienes vendidos por el gobierno a acaudalados personajes. Este trabajo describe la venta y destrucción con dinamita del refectorio monástico en 1863 y el expolio de su piedra para la ampliación del templo parroquial de Carcastillo, que también se analiza. La declaración de Monumento Nacional de la abadía de La Oliva en 1880 y la posterior restauración de la vida monástica y del propio monasterio por la nueva comunidad de monjes trapenses a partir de 1927, llegó demasiado tarde para el mencionado refectorio.


LA PROFANACIÓN DE LA PLAZA DE SANTA MARÍA DE TUDELA PARA CORRER TOROS EN ELLA

Maite Forcada Huguet

El proceso para la profanación de la Plaza de Santa María nos desvela a través de sus páginas, distintos aspectos de la sociedad tudelana de principios del S. XVII, así como el pulso entre el poder civil y el religioso de la ciudad por defender lo que cada uno consideraba suyo.

La fiesta de toros fue el detonante, pero el telón de fondo de aquella disputa no fue otro que la lucha por aquel emblemático espacio, su propiedad y derecho de uso


LA UNIVERSIDAD MEDIEVAL DE TUDELA EN SU CONTEXTO EUROPEO

Roldán Jimeno Aranguren

El Estudio General de Tudela, fundado por Teobaldo II en 1259, fue la décimo octava Universidad en fundarse en Europa, lo que la sitúa en una cronología temprana, entre el grupo de las primeras universidades.

Después de describir la creación de la Universidad de Tudela en su contexto europeo, apuntamos las razones por las que el Estudio General se instaló en la ciudad ribera, los efectos jurídicos de la bula de Alejandro IV con que se creó, y los escasos datos que poseemos sobre las enseñanzas que se impartieron, en concreto, los estudios de Ius commune. Estudiamos, además, la desaparición del Estudio General tudelano y los proyectos medievales que acabaron relegándolo al olvido: el Colegio de Ujué y la Universidad de Pamplona. Finalmente, se analizan las consecuencias que tuvo para el reino de Navarra la desaparición de la Universidad de Tudela, pues los navarros se vieron obligados a realizar la consiguiente peregrinación académica para cursar estudios superiores.